¿Por qué el aumento de la violencia y muy especialmente en nuestra provincia Valverde?

0
135
Violencia familiar
Fuente externa

Una humilde opinión

Mao.-    El aumento de la violencia en la República Dominicana, pero muy especialmente en nuestra provincia Valverde, se debe a la falta de oportunidad, la exclusión social, la proliferación de armas de fuego ilegal, la crisis económica, el aumento de la distribución y consumo de droga, la “debilidad de las autoridades judiciales, ministerio público y policial”, acompañadas de la falta de valores y principios familiares, que facilitan a los delincuentes que sus operaciones sean exitosas ya que gozan de impunidad.

A esto se agrega que la violencia no es producida aleatoriamente, sino que parte de una cultura de conflictos familiares, sociales, económicos y políticos, y en general, del sistema globalizado que a su vez permea las diferentes formas de vida en la sociedad, donde los estilos de vida de los jóvenes son catalogados como formas de delincuencia.

El objetivo de esos estilos de vida, sin embargo, sólo consiste en distanciarse culturalmente de una sociedad que los jóvenes no han fabricado. Víctimas de la discriminación social y excluidos de las decisiones importantes, muchos jóvenes carecen de planes o proyectos de vida, y son considerados incapaces de adaptarse al medio social, por lo cual toman la delincuencia como alternativa de sobrevivencia.

El fácil acceso a las drogas, la falta de oportunidades de empleo, salud, educación y espacios para la cultura y el deporte, la desintegración familiar, la impunidad, entre otros factores, componen el contexto en el que nace y crece.

la sociedad de la tentación para los jóvenes, potencia una sutil ideologización hábilmente dirigida desde el poder, con lo que los jóvenes han perdido el sentido real de la vida y se han precipitado en un ambiente donde se palpa el desencanto, la decepción, la desorientación y el absurdo. Por ende, parte de la juventud ha perdido la confianza en el futuro, en el Estado y en la sociedad. Y una juventud sin futuro es una generación que nace muerta, sin porvenir, sin esperanza.

La droga, el alcohol, la delincuencia y el vandalismo callejero son síntomas muy expresivos.

Hoy, el fenómeno juvenil sigue inquietando, al mismo tiempo que la incomprensión de los adultos alcanza grados mayores. Aunque la juventud es más crítica y menos ilusionada; pareciera no tener proyectos ni alternativas claras. Desea cambios, pero no ve caminos, debido a que están vedados por el sistema económico, político y social en el que se encuentran inmersos.

Ojalá, podamos crear conciencia social que nos permita frenar con acciones solidarias la creciente violencia que vive nuestro pueblo…hasta una próxima.

 

Hablandoclaro.net

Dejar respuesta