El sádico cibernético y la viralización de videos e informaciones negativas que buscan dañar

0
808
sadico en redes sociales
El sádico en las Redes Sociales

El sádico cibernético: En Internet hace referencia a personas que se dedican a insultar, chantajear, amenazar o utilizar humor o suspicacias con fines que en ocasiones dañan a la persona a través de las redes sociales.

Videos trágicos, imágenes y publicaciones funestas que dañan la dignidad de la familia, eso es parte de su trabajo.

Ocultos detrás de páginas, perfiles falsos e incluso desde sus propios muros, pueden ser crueles con una persona, un producto o una empresa. Con su actuar, ejercen una influencia notable en los sujetos, mediante la exacerbación de los contenidos sobre los que trabajan, buscando su viralización y la identificación masiva… En estos sujetos, el odio se encuentra en modo goce y ejercen en una fuerte influencia social… Para estos personajes no existe un semejante sino que existe un otro para ser usado, destruido y abandonado.

Todo avance tecnológico trae nuevas prácticas y ocupaciones laborales. La web y sus plataformas, conjuntamente con las redes sociales, son un escenario favorecido para la proliferación del sadismo en la red.

Se trata de sujetos cuya labor en las redes sociales es influir negativamente sobre personas, productos, marcas, etc. a través de comentarios u otros contenidos que suben a la web. A los estos se los conoce como cínicos hostiles, pues sus comentarios se relacionan con el resentimiento y con la agresión.

Estas actividades de criticar, ser crueles y cínicos provocan malestar y confunden, inventan nuevas ocupaciones para las personas que utilizan el sarcasmo y la ironía para expresarse y dañar a otros.

Ironías, sarcasmos, insultos, crueldad, calumnias, amenazas, son el modo de trabajo de estos perseguidores seriales. Su blanco: todo aquel que esté en el ojo público, con algo de fama, de renombre o de popularidad.

Tal es su actuar que a veces construyen otras dimensiones de la realidad al estilo de la famosa frase política “miente, miente, que algo quedará”, pronunciada por el ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels. Realizan su tarea con la total impunidad que les brinda la web, lo que ayuda a que estos sujetos den rienda suelta a su agresión.

Además, cuentan con el efecto multiplicador de las redes sociales, por lo que la violencia se difunde y siempre hay más de una persona que ataca. El efecto multiplicador hace que la víctima pueda ser victimizada infinidad de veces.

En estos sujetos, el odio se encuentra en modo goce y a la espera de la oportunidad para manifestarse. Su intimidación no es inmediatamente identificable y ejercen en una fuerte influencia social. En este tráfico de signos del semiocapitalismo, ellos reproducen algo ya interpretado.

Freud pensaba que el odio es un hecho clínico fundamental y señala que estas tendencias beligerantes derivadas del odio original tienen graves incidencias sociales porque el hombre satisface su aspiración al goce a expensas del prójimo, soslayando las prohibiciones. Agrega que como debe renunciar a satisfacer plenamente esta agresividad en sociedad, este odio lo vehiculizaría a través de otros conflictos.

En síntesis, el sujeto odia, detesta y persigue, con la intención de destruir, a todos los objetos que son para él una fuente de displacer.

Podemos decir que el malestar actual, a partir de la ruptura del lazo social, esta crueldad e indiferencia social, obtiene un escenario propicio que finaliza con el consumo del otro. Para estos personajes no existe un semejante sino que existe un otro para ser usado, destruido y abandonado.

 

Hablandoclaro.net

Dejar respuesta